Griffey, opción fácil para Salón de la Fama

ken gNUEVA YORK, EE.UU, AP. “El Michael Jordan del béisbol”.
Esa fue la frase que Jim Bowden, el gerente general de los Rojos de Cincinnati, empleaba en febrero de 2000 al ilustrar la adquisición de Ken Griffey Jr. Para que jugara con el equipo de la ciudad donde creció.

Y en ese momento, ese era el pedestal en el que se encontraba el jardinero tras disputar sus primeras 11 temporadas en las Grandes Ligas con los Marineros de Seattle. En 10 de esas campañas fue seleccionado al Juego de Estrellas.

Dueño de un fluido y elegante swing desde la izquierda, totalizó 398 jonrones en ese lapso, en el que fue proclamado como el Jugador Más Valioso en 1997 y obtuvo el Guante de Oro en 10 oportunidades en los jardines.

De raza negra, Griffey era una súper estrella con todas las letras, un pelotero idolatrado cuya imagen aparecía en chocolates y cajas de cereales, la clase de figura que el béisbol ha echado de menos en los últimos tiempos, todo pese a jugar en una ciudad en el extremo de Estados Unidos.

Al aparecer por primera vez en una papeleta para el Salón de la Fama, Griffey se presenta con grandes posibilidades de batir el récord de respaldo que Tom Seaver estableció al ser elegido en 1992 con un 98,84% (sólo cinco de 430 votantes le negaron el apoyo).

Su exaltación a Cooperstown es algo que se da por descontado entre los 32 nombres mencionados en la lista de candidatos
¿Elección unánime? Es lo que más intriga de cara al anuncio de los resultados de la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Según se desprende del recuento de los votos recopilados por Ryan Thibs (http://bit.ly/hof16 ), Griffey ha sido señalado en las 141 papeletas difundida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *