Neymar rompe la maldición del maracaná en JJOO

neymarLa historia de estos Juegos Olímpicos tenía guardado un capítulo especial para Neymar. El último, el más dorado. Al crack del Barcelona le tocó lanzar el último penalti de la final, después de que el partido, espléndido, y la prórroga acabaran en empate (1-1). Y no falló (5-4). El crack del Barça se colgó la medalla de oro, como Rafinha, como lo hizo todo Brasil. Al fin.

Los brasileños comenzaron el encuentro con muchas ganas pero las primeras ocasiones de pelig
ro las creó Alemania con internadas del jugador del Arsenal Serge Gnabry. El dominio de los germanos fue una constante. En el minuto 11, Julian Brandt mandó un aviso con un potente disparo que golpeó en el larguero. Viendo a su equipo en apuros, la ‘torcida’ no paró de animar ni un segundo con gritos de ‘Neymar, Neymar’ y ‘Brasil, Brasil’. El ruido era ensordecedor.

El once dirigido por Rogerio Micale recuperó el control del partido. Su equipo empezó a hilvanar jugadas y a crear ocasiones de peligro sobre la portería de Timo Horn. Neymar se tiró el equipo a la espalda y sus constantes regateos sobre la frontal llevaron de cabeza a la defensa germana hasta que le hicieron falta en el minuto 26. Con la concentración que le caracteriza, el jugador del Barça preparó el balón al borde del área, un poco escorado a la izquierda, chutó, dio en el larguero y entró. Maracanâ estalló con el golazo de su capitán.

En la mente de la ‘torcida’ y de la prensa brasileña estaba la dolorosa derrota por 7-1 ante Alemania del Mundial 2014. Los alemanes no se arrugaron en ningún momento y buscaron insistentemente la igualada. Hasta tres balones al palo enviaron sólo en la primera mitad. El partido se convirtió en un correcalles. Con el 1-0 se llegó al descanso.

La segunda mitad comenzó como terminó la primera. Con los dos equipos buscando la portería rival. Neymar continuó siendo el más incisivo, demostrando estar en un gran momento de forma con sus carreras imparables por la defensa. Poco a poco, Alemania obligó a recular a los brasileños y en una de las llegadas con peligro, Max Meyer, mediocentro del Schalke 04, igualó el partido con un disparo bajo al palo derecho del portero que acabó en gol en el minuto 14 de la segunda parte.

Tras el empate, Brasil se volcó al ataque. pero los minutos pasaban y nada cambiaba. Los dos equipos lo continuaron intentando hasta la prórroga. Entró Rafinha por Gabriel Jesús para intentar revolucionar el encuentro.Felipe Anderson, sólo ante el portero, tuvo una gran oportunidad pero el meta reaccionó muy bien y envió el disparo a córner. Brasil dominaba. A la contra, lo alemanes también generaron peligro. Y llegaron los penaltis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *