Spurs dan pela de 39 puntos en Houston sin Leonard con 34 de Aldridge

El Toyota Center empezó con muchos asientos vacíos porque muchos aficionados llegaron tarde y terminó también con muchos asientos vacíos porque muchos afcionados se marcharon antes del final del partido. Entre medias, una fantástica exhibición de baloncesto de San Antonio Spurs.

¡San Antonio ganó por 39 puntos en Houston sin Kawhi Leonard y lo hizo dejando a la ofensiva salvaje de Rockets en solo 75 puntos! Ver para creer. Patty Mills y, sobre todo, Jonathon Simmons suplieron a lo grande a los lesionados Tony Parker y Kawhi Leonard, LaMarcus Aldridgeejerció de líder incontestable y Pau Gasol mejoró enormemente su juego respecto al 5º partido.

El resultado fue una paliza increíble, 75-114, que lleva a los Spurs a ganar la serie 4-2 y clasificarse para jugar las Finales del Oeste ante Warriors a partir del domingo. 

Rockets 75 Spurs 114 (2-4)

Los Rockets fundidos físicamente cuando tenían todo a favor para empatar a 3 y los Spurs jugando a lo grande sobreponiéndose a las bajas de Parker y Leonard. Tremendo triunfo que empezó a atisbarse desde el salto inicial, cuando ya los visitantes comenzaron a hacer mucho daño a partir de su juego interior y su defensa inexpugnable.

No fue la noche de James Harden. Partido para olvidar de la estrella local, que acabó con 10 puntos, 7 asistencias, 6 pérdidas y 2 de 11 en el tiro tras no lanzar un solo tiro en el primer cuarto y mostrarse sin piernas y errático durante todo el encuentro. No le hizo ningún bien que Mike D’Antoni le pusiera a defender a Pau Gasol al inicio del partido. Fue un gran castigo físico y se fue cargando de faltas.

No fue el único. Eric Gordon acabó con 6 puntos tras una noche sin alma, Ryan Anderson se marchó en blanco de la cancha tras errar sus 6 tiros y ser un coladero en defensa, Patrick Beverley fue una sombra de sí mismo y no pudo contagiar a nadie su intensidad… En realidad, en Houston solo se salvaron Trevor Ariza (20 puntos, 15 desde el triple) y Clint Capela (15 tantos y 12 rebotes), abandonado a su suerte en la pintura por la baja de Nene.

¡El equipo local anotó solo el 28,6% de sus tiros! Houston solo metió 9 disparos de 2 en todo el partido y fue arrasado en la pintura (12 puntos a 36 al descanso y 37 rebotes a 60 al final del choque). Llegó a perder el equipo local por más de 40 puntos y terminó haciéndolo por 39 tras una bochornosa actuación. Un horrible final que no corresponde a la gran temporada del equipo de D’Antoni.

En el desastre, varias claves. La paliza física de los jugadores importantes del equipo, que jugaron un 5º partido con prórroga con una rotación de solo 7 jugadores. Se notó cansancio en sus piernas. También en sus cabezas debido a esa derrota en el anterior partido, unas cabezas que tal vez pensaron que todo sería más fácil sin Kawhi. Error garrafal. Pero por encima de todo, el desastre de Houston fue mérito de San Antonio, un equipo mayúsculo, una escuadra sin fin.

San Antonio ya se plantó con un concluyente 42-61 en el descanso. Por entonces, ya llevaba un 57% en el tiro de campo y 18 asistencias. Por entonces, Aldridge y Simmons ya impresionaban. Por entonces, Harden ya era un muñeco de trapo. Por entonces, la defensa visitante ya iba camino de la perfección. Y el inicio del tercer cuarto fue definitivo, porque fue una continuación perfeccionada de lo vivido antes.

Gasol y Aldridge volvieron a hacer daño en la reanudación, Simmons se apuntó de nuevo a la fiesta y los de Gregg Popovich se fueron por 28 puntos (43-71) tras un parcial de 10-1. Ahí acabó todo.

A partir de ese momento, Dejounte Murray se unió al atracón visitante ofreciendo sus mejores minutos en playoffs y la ventaja fue a más y más tanto en el tercer como en el último cuarto, hasta tal punto que incluso Joel Anthonytuvo minutos en la recta final del encuentro, cuando ya medio Toyota Center se había marchado.

Acabaron los Spurs con un 53% en el tiro de campo, 60 rebotes a 37, 32 asistencias a 14 y solo 7 pérdidas de balón. Con Aldridge en plan súper All-Star con 34 puntos y 12 rebotes. Además, 18 de Simmons, 14 con 7 asistencias de Mills y 11 con 10 rebotes de Murray. 

Gasol mejoró muchísimo en su juego y fue importante. Salió otra vez de titular, estuvo 29 minutos en pista e hizo 1o puntos, 11 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones. Muy completo. 

Esta vez, San Antonio no precisó en esta ocasión del mejor Manu Ginóbili, autor de 2 puntos y 4 asistencias en 17 minutos. Ni falta que hacía. Manu reposaba pensando ya en los Warriors.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *